Signos y síntomas del Trastorno por Déficit de Atención en Niños


girl-with-painted-hands-350

Es normal que los niños olviden a veces hacer sus deberes, que estén distraídos en clases, o que actúen sin pensar. Pero la falta de atención, impulsividad e hiperactividad también son síntomas del trastorno por deficit de atención, lo que puede afectar la capacidad del niño para aprender y socializar con los demás. El primer paso para abordar el problema es reconocer los signos y síntomas.

Los signos y síntomas del TDAH suelen aparecer antes de la edad de 7 años. Aunque aveces puede ser difícil el diferenciar estos síntomas de la ¨conducta infantil¨. Los niños con TDAH actúan sin pensar, son hiperactivos y tienen problemas de concentración. Pueden entender lo que se espera de ellos pero tienen dificultades para completar las tareas, ya que les cuesta estarse quietos, prestar atención y atender a los detalles.

Es evidente que todos los niños (especialmente los más pequeños) se comportan de este modo en algunas ocasiones, sobre todo cuando están nerviosos o excitados. Pero la diferencia entre este comportamiento y el TDAH es que en este trastorno los síntomas están presentes durante un periodo de tiempo más largo, afectan a diferentes ambientes o contextos e impiden que el niño se desenvuelva adecuadamente en el medio social, académico y doméstico.

Existen varios mitos sobre el deficit de atención que vale la pena aclarar:

1-  Todos los niños con TDAH son hiperactivos.

Algunos niños con TDAH son hiperactivos, pero muchos otros con problemas de atención no lo son.

2-  Los niños con TDAH no pueden prestar atención.

Los niños con TDAH a menudo son capaces de concentrarse en las actividades que disfrutan. Pero pierden interés y tienen problemas para mantener la atención cuando la tarea en cuestión es aburrida o repetitiva.

3- Los niños con TDAH podrían comportarse mejor si quisieran.

Los niños con TDAH pueden hacer su mayor esfuerzo para comportarse correctamente, pero aún así ser incapaces de estarse quietos o prestar atención. Pueden parecer desobedientes, pero eso no quiere decir que estén actuando a propósito.

4-  La medicación es la mejor opción de tratamiento para el TDAH.

La medicación se prescribe a menudo para el trastorno de déficit de atención, pero tal vez no sea la mejor opción para su hijo. Un tratamiento eficaz para el TDAH también incluye educación, terapia conductual, el apoyo en el hogar y la escuela, el ejercicio y la nutrición apropiada.

En la actualidad el trastorno por deficit de atención se divide en tres categorías o subtipos, cada una asociada a un patrón de comportamiento característico:

1. De tipo inatento, entre cuyos signos se incluyen los siguientes:

•incapacidad para prestar atención a los detalles o tendencia a cometer errores en los trabajos escolares u otras actividades por simple descuido

•dificultad para mantener la atención de forma continua en las tareas o en los juegos lúdicos

•aparentes problemas de audición

•dificultad para seguir instrucciones

•problemas de organización

•desagrado y/o tendencia a evitar las actividades que requieren esfuerzo mental

•tendencia a perder objetos, como juguetes, cuadernos o deberes escolares

•dispersión y facilidad para distraerse

•tendencia a los olvidos en las actividades cotidianas.

2. De tipo hiperactivo-impulsivo, entre cuyos signos se incluyen los siguientes:

•gestos o movimientos repetitivos que denotan nerviosismo o intranquilidad

•dificultad para permanecer sentado

•tendencia a correr o trepar de forma excesiva

•dificultad para jugar tranquilamente

•sensación de estar siempre “en marcha”

•habla excesiva o descontrolada

•lanzarse a responder preguntas de forma impulsiva sin haber escuchado completamente la pregunta

•dificultad para esperar el turno o guardar fila

•tendencia a interrumpir o a inmiscuirse

3. De tipo combinado, que incluye una combinación de los dos tipos anteriores y es el más frecuente.

El hecho de que un niño tenga síntomas de falta de atención, impulsividad o hiperactividad no significa que él o ella tienen TDAH. Ciertas condiciones médicas, trastornos psicológicos, y  acontecimientos vitales estresantes pueden causar síntomas que se parecen al TDAH.

Además de los muchos desafíos, también hay rasgos positivos asociados con las personas que tienen trastorno por déficit de atención:

Creatividad – Los niños que tienen TDAH pueden ser maravillosamente creativos e imaginativos. El niño que sueña despierto y tiene diez pensamientos diferentes a la vez puede llegar a ser un solucionador de problemas, una fuente de ideas, o un artista inventivo. Los niños con TDHA se pueden distraer fácilmente, pero a veces se dan cuenta de lo que otros no ven.

Flexibilidad – Dado que los niños con TDAH consideran una gran cantidad de opciones a la vez, al no establecer alternativas fijas desde el principio, son más abiertos a las ideas diferentes.

El entusiasmo y la espontaneidad – Los niños con TDAH son raramente aburridos. Están interesados ​​en un montón de cosas diferentes y tienen personalidades muy animadas.

Energía – Cuando están motivados los niños con TDAH, trabajan o juegan duro y se esfuerzan por tener éxito. En realidad, puede ser difícil distraerlos de una tarea que les interesa, sobre todo si la actividad es interactiva o práctica.

Tenga en cuenta, también, que el TDA / TDAH no tiene nada que ver con la inteligencia o el talento. Muchos niños con TDA / TDAH son intelectualmente o artísticamente dotados.

Para tener un diagnóstico preciso de TDAH es importante que consulte a un profesional de salud mental. No espere a conseguir ayuda para su hijo . Con el apoyo adecuado, su hijo puede obtener el éxito en todas las áreas de la vida.

Los niños que no pueden concentrarse y controlarse a sí mismos pueden tener dificultades en la escuela, se meten en problemas frecuentemente, y les resulta difícil el llevarse bien con los demás o hacer amigos. Estas frustraciones y dificultades pueden conducir a una baja autoestima, así como la fricción y el estrés para toda la familia.

Si usted recibe un diagnóstico de TDA / TDAH, debe trabajar con el doctor, terapeuta y la escuela de su hijo, para hacer un plan de tratamiento personalizado que se adapte a sus necesidades específicas.

El tratamiento eficaz para la infancia consiste en una terapia conductual, educación de los padres y la formación, el apoyo social y la asistencia en la escuela. La medicación puede ser utilizada, sin embargo, nunca debe ser el único tratamiento a tener en cuenta.

cita: helpguide.org , kidshealth.org

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s