Los niños y el estrés


Unknown

Según un articulo de WebMD,  ¨los niños están mostrando signos de estrés ya en la escuela primaria, pero sus padres no lo están viendo¨, es lo que sugiere una encuesta nacional realizada por ellos el pasado julio.

“Los padres parecen estar reconociendo su propio estrés, pero no son necesariamente conscientes del vínculo entre lo que está sucediendo en la familia y cómo está afectando a sus hijos”, dice Sandra Hassink, MD, presidente de la Academia Americana de Pediatría. “El estrés de un niño puede aumentar junto con el estrés de la familia, sobre todo si es reconocido.”

Los niños que sienten estrés en la primera infancia tienen tendencia a seguir padeciéndolo a medida que crecen. La Asociación Americana de Psiquiatría en la encuesta realizada considera que los estudiantes de secundaria reportan los niveles más altos de estrés . Más de la mitad de todos los estudiantes universitarios (54%) han sentido “ansiedad abrumadora” en algún momento en los últimos 12 meses, según la Asociación Americana de Salud frente al 48,4% en 2010.

Hassink dice que cree que el estrés es un problema de salud en los niños de hoy. “Creo que hoy la niñez es un evento mucho más estresante de lo que ha sido en el pasado”, dice Hassink. “Como padre, lo sentí. Como pediatra, lo siento. ”

Mientras que cerca de la mitad de los padres clasificó la escuela / tareas (53%) y amigos (51%) como las principales fuentes de estrés de sus hijos, una fuente clave de la ansiedad de los niños parece ser su ambiente en la casa. Muchas familias han estado pasando por momentos difíciles, un 60% de los padres informaron al menos un evento estresante que afectó a sus familias en el pasado año.

– 27% había perdido el empleo o tenia problemas financieros.

– 19% pasó por una enfermedad grave de un familiar o amigo.

– 21% experimentó la muerte de un familiar o amigo.

– 9% habían padecido una separación o divorcio.

– 31% tenían otra situación emocionalmente difícil.

“Los niños sin duda recogen y absorben el estrés de sus padres”, dice Hassink.

Irónicamente, muchos padres creen que sus hijos en edad escolar no se dan cuenta de los factores de estrés que los rodean y que, de alguna manera, son inmunes a ellos. Después de todo, sus hijos no solo tienen cubiertas todas sus necesidades básicas, sino que, tal vez, también tienen una habitación llena de juguetes, amigos con quienes compartirlos, mucho tiempo para jugar y un cronograma lleno de actividades extracurriculares. Sin embargo, los niños son muy sensibles a los cambios a su alrededor. En especial, son sensibles a los sentimientos y las reacciones de sus padres, aunque esos sentimientos no se comuniquen directamente con palabras.

El acoso escolar es otra fuente de estrés para los niños,  el 38% de los padres informaron que sus hijos habían sufrido intimidación o burlas en el último año. Los niños que son acosados estaban pasando un momento especialmente duro en casa: el 51% de sus padres evaluaron en la encuesta sus niveles de estrés entre 8 o 10. Los niños acosados también eran más propensos a tener comportamientos negativos, como la mentira, junto con síntomas físicos como dolores de estómago y dolores de cabeza.

Stan Davis, un consejero escolar y autor de varios libros sobre el acoso escolar, aconseja a los padres de niños que están siendo excluidos o intimidados por los demás en la escuela ,centrarse en la construcción de redes de apoyos positivos para su hijo a través de actividades sociales.”Hemos encontrado que la acción más poderosa para mejorar las cosas es la inclusión y el aliento de los compañeros”, dice Davis. “Cuando otros niños dicen cosas como, ‘Esto no va a durar,’ ‘no te merece esto”, o “Sólo está siendo inmaduro,” se paralizan los comportamientos negativos.

A la pregunta de como sus hijos lidiaban con el estrés, la mayoría de los padres dijeron que viendo la tele o con videojuegos, lo cual no es la forma más saludable de aliviar el estrés.

“No creo que nosotros pensamos en la calidad del tiempo entre padres e hijos en términos de estrés y la construcción de la capacidad de recuperación, pero lo que realmente construye la capacidad de recuperación para los niños son las relaciones”, dice Hassink. “El tiempo que pasan con sus padres o abuelos jugando un juego de mesa, volando una cometa, cocinando una comida favorita, en definitiva construyendo recuerdos felices, son los momentos que más fortalecen la capacidad del niño para manejar el estrés “.

En resumen, los jóvenes de hoy en día se enfrentan todo el tiempo a desafíos a sus destrezas de afrontamiento y, a menudo, se espera de ellos que crezcan demasiado rápido.

Los padres no pueden resolver todos los problemas de sus hijos a lo largo de la vida. Pero enseñándole estrategias de afrontamiento saludables, prepararán a sus hijos para afrontar las tensiones que les deparará el futuro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s