Programa Intervención en la lectura y lenguaje Síndrome de Down (RLI)


rli-girl-writing-001-300w

El programa RLI por sus siglas en ingles (Reading and Language Intervention ), es un programa basado en la evidencia diseñado para enseñar habilidades de lectura y lenguaje a niños con síndrome de Down.

RLI incorpora las mejores prácticas en actividades estructuradas realizadas en sesiones de enseñanza diarias de ritmo rápido. El programa se evaluó en un ensayo controlado aleatorio y se encontró que mejora las tasas de progreso en comparación con la enseñanza ordinaria.

Los investigadores de  ¨Educación Internacional del Síndrome de Down ¨ (Down Syndrome Education International) y el Centro de Lectura y Lenguaje en la Universidad de York desarrollaron y evaluaron la adaptación de las técnicas de enseñanza para cumplir con el perfil de aprendizaje de los niños con síndrome de Down. Las conclusiones principales del estudio fueron publicados en un artículo publicado en la Revista de Psicología y Psiquiatría Infantil.

El programa se divide en un apartado de lectura y otro de lengua, cada uno de los cuales incluye varios componentes. Se recomienda que las sesiones diarias de enseñanza individuales tengan una duración de 40 minutos (ya sean seguidas o divididas en dos sesiones de 20 minutos). Las sesiones siguen un ciclo de cinco días, con nuevos contenidos enseñados en los días 1-4, y la revisión y consolidación en el día 5. El programa sigue un marco prescrito dentro del cual el contenido y la enseñanza están diseñados para satisfacer las necesidades individuales de cada alumno.

Hay buena evidencia de que las intervenciones de lectura eficaces deben combinar el aprendizaje de palabras visualmente con la formación de la conciencia de los sonidos de las palabras y los vínculos entre las letras y los sonidos, en el contexto de la lectura del libro. La investigación anterior ha indicado también que este enfoque podría ser beneficioso para los niños con síndrome de Down. Sin embargo, los niños que experimentan dificultades de lectura y retraso del lenguaje hablado no siempre se benefician de este tipo de intervención. La investigación también sugiere que una intervención de lectura y el lenguaje combinado puede ser más efectivo para estos niños.

Todos los niños con síndrome de Down tienen retrasos y dificultades en el habla y el lenguaje. RLI 
por tanto, combina la enseñanza de la lectura y el lenguaje en una sola intervención.

El apartado de lectura combina la formación en el conocimiento de letras y sonidos, la conciencia de fonemas y la aplicación de éstas a la lectura y la ortografía (fonética), y el aprendizaje de palabras a la vista, en el contexto de la lectura de libros. El apartado de lenguaje enseña vocabulario, utilizando aproximaciones visuales para introducir y reforzar el significado de nuevas palabras en una variedad de contextos diferentes, y la práctica de hablar y escribir utilizando las palabras recién enseñadas a medida que se va ampliando el vocabulario.

Los niños con síndrome de Down por lo general aprenden y progresan más lentamente que la mayoría de los otros niños, por lo tanto su desarrollo tiende a ser retrasado en relación con la edad cronológica. Sin embargo, no todas las áreas de desarrollo son igualmente afectados. Hay un patrón específico de funciones cognitivas y de comportamiento que se observan en los niños con síndrome de Down que difiere de la observada en niños de desarrollo típico y niños con otras causas de discapacidad intelectual. Nos referimos a este patrón de puntos fuertes característicos y debilidades como un ‘perfil de desarrollo’.

RLI está diseñado para atacar algunas de las dificultades específicas que sufren los niños con síndrome de Down y se adapta a la enseñanza de técnicas para reforzar los puntos fuertes.

  • Lenguaje: El lenguaje expresivo es un ejemplo de un área de especial dificultad.  La brecha entre la comprensión de los niños y su capacidad para expresarse es una causa de mucha      frustración y en ocasiones puede conducir a problemas de conducta.
  • Memoria:La memoria a corto plazo es otro ejemplo de una debilidad particular. Estos problemas de memoria a corto plazo hacen que sea más difícil aprender nuevas palabras y frases.      También hacen que sea más difícil de procesar el lenguaje hablado y esto puede afectar     negativamente el aprendizaje en el aula. Los estudios sugieren que el tratamiento y la     recuperación de información hablada se mejora cuando se apoya con el  material de la     imagen correspondiente. Esta información ha llevado a los educadores hacer hincapié            en la importancia de utilizar soportes visuales.
  • Lectura: La lectura es uno de los puntos fuertes, muchos niños con síndrome de Down pueden desarrollar habilidades de lectura antes de lo que podría esperarse por sus niveles  cognitivos y del lenguaje.
  • Estilo de aprendizaje: Los investigadores han llamado la atención sobre la tendencia de los niños con síndrome de Down a tener un estilo de aprendizaje particular.  Ellos son                       menos propensos a pedir a un adulto que le ayude a tener éxito en la tarea,                         pero más propensos a usar sus buenas habilidades sociales para distraer al                         adulto en un juego social. Esto significa que evitan la tarea. Los programas de enseñanza deberían tener en cuenta estos problemas y ofrecer  actividades que sea variadas y atractivas para el niño que aprende. Los enfoques de enseñanza también deben ser planificados para asegurar el éxito y los profesores deben ser conscientes de que no deben responder a los intentos de los niños para distraerlos de tareas.
  • Habilidades de comprensión: El programa hace hincapié en la importancia de la lectura y obtener garantía de que el alumno entiende las palabras y frases que están leyendo desde el principio

Los profesores entrevistados han consideraron que el programa de enseñanza ofrece una estructura clara y las orientaciones son fáciles de seguir, y esto es muy útil para orientar su enseñanza y ayudarles a hacer un seguimiento de los trabajos que estaban estado haciendo. también informaron que muchos niños fueron capaces de mantener la atención por períodos más largos, como resultado de la estructura y el contenido del programa. Esto también parecía tener un impacto positivo en el comportamiento. Algunos profesores hicieron hincapié en transferencia a otras actividades docentes y escolares más allá de las sesiones de RLI teniendo un impacto muy positivo en la inclusión escolar.

Para apoyar el uso de  con niños con síndrome de Down, DSE está publicando el Manual del Maestro. Junto con dos DVDs que ilustran las técnicas de enseñanza y un CD de recursos, el manual ofrece a los maestros y asistentes de enseñanza la orientación detallada, herramientas de evaluación y ejemplos de materiales didácticos.

Además de el Manual del Maestro, DSE está ofreciendo una serie de opciones de apoyo y de formación para los educadores que utilizan el nuevo programa RLI.  Estos incluyen un foro electrónico de discusión, eventos en línea y cursos, y la capacitación y servicios de consultoría.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s