Discalculia


discalculia

La discalculia es un trastorno del aprendizaje que se manifiesta con una baja capacidad para el procesamiento numérico y el cálculo.  Afecta a un porcentaje de la población infantil entre el 3% y el 6%. Esta anomalía casi nunca se diagnostica ni es tratada adecuadamente. El término discalculia se refiere específicamente a la incapacidad de realizar operaciones matemáticas o aritméticas.

Es una discapacidad relativamente poco conocida; de hecho, se considera una variación de la dislexia

Hasta la fecha la mayoría de las investigaciones han estado asociadas a otros síndromes como el síndrome de Turner, el síndrome de alcohol fetal, o nacidos con bajo peso.  Todos estos estudios muestran menos actividad cerebral en el área especifica del cerebro para procesar las matemáticas. (el surco intra-parietal). La investigación sobre los niños con discalculia, que no es debido a un síndrome médico conocido están empezando a obtener los mismos tipos de resultados. Un reciente estudio de imágenes cerebrales de niños que padecen discalculia mostraron menos actividad cerebral en las áreas parietales y frontales (áreas del cerebro asociadas con la cognición matemática). Además los niños con discalculia también muestran dificultades en tareas cognitivas básicas.

La Discalculia a menudo co-ocurre con otras dificultades de aprendizaje como la dislexia, dispraxia, déficit de atención e hiperactividad (TDAH), y trastorno específico del lenguaje (TEL). Esto es probablemente debido a que los factores ambientales y genéticos que afectan el desarrollo del cerebro son propensos a actuar en varias áreas del cerebro a la vez. La discalculia puede estar causada por un déficit de percepción visual o problemas en cuanto a la orientación.

Debido a que aún no se puede identificar certeramente la discalculia basada en la función cerebral, hay que diagnosticarla con base a los síntomas. Uno de los problemas con la identificación de una dificultad en matemáticas es que hasta el momento se han utilizados pruebas diferentes para el diagnostico. No existe un consenso general sobre esto, y las pruebas varían ampliamente en su contenido e interpretación.

Las investigaciones más recientes  ya han desarrollado una prueba diseñada específicamente para su uso en las escuelas para detectar la discalculia, de Brian Butterworth discalculia Screener. Es muy importante tratar la discalculia tempranamente, de lo contrario podría ocasionar un importante retraso educativo y un gran sufrimiento en los niños que lo padecen.

Sintomas

  • Retraso en el conteo. De cinco a siete años de edad los niños que padecen discalculia muestran una menor comprensión de los principios básicos de conteo que sus pares.
  • El retraso en el uso de estrategias de conteo para la adición. Tienden a mantener el uso de estrategias ineficaces para el cálculo de operaciones de suma por mucho más tiempo que sus compañeros.
  • Presentan dificultades en la memorización de hechos aritméticos. Tienen grandes dificultades para memorizar sumas , restas y multiplicaciones simples (por ejemplo. 5 + 4 = 9), y esta dificultad persiste hasta por lo menos la edad de trece años.

Estos síntomas pueden ser causados ​​por dos dificultades fundamentales, aunque se necesita más investigación para asegurarse.

  • La falta de “sentido numérico”: Los niños con discalculia pueden tener una dificultad fundamental en la comprensión de la cantidad. Ellos son más lentos en las tareas de cantidades incluso muy simples, tales como la comparación de dos números (que es más grande, 7 o 9?), Y la clasificación en grupos por cantidades de objetos. Las áreas del cerebro que parecen estar afectados en la  discalculia son áreas que están especializadas para representar la cantidad.
  • Menor capacidad para el  procesamiento automático de los números escritos. En la mayoría de nosotros, la lectura del número “7” de inmediato hace que lo asociemos con nuestro sentido de la cantidad. En individuos con discalculia este acceso parece ser más lento y requerir un mayor esfuerzo. De este modo los niños pueden tener dificultades en la vinculación de los números escritos o hablados a la idea de la cantidad.

Existe un buen número de otros síntomas. Muchos de ellos aún no se demostró ser síntomas (aunque esto no significa que podrían serlos más adelante). Esto se debe a que han sido reportados por los maestros o los trabajadores de educación especial, pero aún no han sido estudiados en detalle por los investigadores.

  • Dificultad para imaginar una línea numérica mental.
  • Especial dificultad con la resta
  • Dificultad para contar con los dedos (lento, impreciso, incapaz de reconocer de inmediato las configuraciones de los dedos)
  • Dificultad para descomponer números (por ejemplo, el reconocimiento de que el 10 se compone de 4 y 6)
  • Dificultad para la orientación espacial.
  • Dificultad para el aprendizaje y la comprensión de los métodos de razonamiento y procedimientos de cálculo de varios pasos.

El tratamiento siempre se tiene que realizar en función del diagnóstico previamente establecido, con el fin de conocer de forma segura las limitaciones y fortalezas del menor. Cuando no se encuentran déficit orgánicos graves, es preciso comenzar con la reeducación de éste, con el objetivo de que asimile y sintetice de forma correcta la información relacionada con el área de las matemáticas. El tratamiento de la discalculia es gradual, se produce una reestructuración cognitiva en las habilidades matemáticas del niño y en general suele tener buenos resultados.

Referencia: aboutdyscalculia.org // pulevasalud.com// La discalculia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s