La memoria en el Alzheimer


brain-exercises-that-strengthen-your-memory-722x406

El término “demencia” se utiliza para describir el deterioro gradual de las habilidades “intelectuales” y el comportamiento que con el tiempo interfiere con las actividades cotidianas habituales.También puede haber cambios en la personalidad y las emociones. Contrariamente a la creencia popular, la demencia no es un resultado normal del envejecimiento, pero es causada por enfermedades que afectan el cerebro. La demencia influye en todos los aspectos de la mente y el comportamiento, incluyendo la memoria, el juicio, el lenguaje, la concentración, la percepción visual, el temperamento, y las interacciones sociales. La demencia no es una sola enfermedad, sino un conjunto de síntomas y signos relacionados con múltiples enfermedades o lesiones cerebrales.

En las personas mayores de 65 años, la causa más común de demencia es la enfermedad de Alzheimer.  El Alzheimer es una enfermedad cerebral que causa una lenta disminución de las habilidades de memoria, pensamiento y razonamiento.
La memoria es una función cognitiva que se ve afectada en múltiples trastornos cerebrales y casi en la totalidad de las diferentes demencias neurodegenerativas.  La memoria es una de las funciones cerebrales más importantes y complejas y su alteración conllevan importante menoscabo en la capacidad funcional en los pacientes afectados.
La memoria no es un sistema único sino muchos. Los sistemas varían, básicamente, en función del tipo y de la duración de la información.

Memoria episódica:  El lóbulo temporal, que contiene el hipocampo y la corteza prefrontal son importantes para la memoria episódica, que nos permite aprender nueva información y recordar eventos recientes (memoria a corto plazo). El hipocampo es una de las primeras estructuras cerebrales dañadas en la enfermedad de Alzheimer es un sello distintivo de principios de Alzheimer la dificultad para recordar hechos recientes, sin ningún tipo de problemas para recordar los acontecimientos de hace mucho tiempo.

Memoria Semántica. La memoria semántica gobierna el conocimiento y los hechos en general, incluyendo la capacidad de reconocer, nombrar y clasificar objetos. Este sistema también incluye los lóbulos temporales. Las personas con enfermedad de Alzheimer pueden ser incapaces de nombrar un objeto común o listar los objetos de una categoría, como los animales de granja o tipos de aves.

Memoria de procedimiento. El cerebelo es una de las estructuras implicadas en la memoria de procedimiento. Memoria de procedimiento es lo que permite a la gente a aprender habilidades que luego se convierten automáticas (inconsciente), como escribir o montar bici. Este sistema de memoria por lo general no se daña en la enfermedad de Alzheimer o es uno de los últimos dominios cognitivos en deteriorarse.

Memoria de Trabajo. La memoria de trabajo implica principalmente la corteza prefrontal. Este sistema de memoria gobierna la atención, la concentración y la retención a corto plazo de la información necesaria, como una dirección o número de teléfono. Problemas con la memoria de trabajo pueden afectar la capacidad de una persona para prestar atención o para realizar tareas de múltiples pasos. Numerosos trastornos cognitivos, como el Alzheimer, el Parkinson y la enfermedad de Huntington, así como la demencia de cuerpos de Lewy, pueden tener afectada la memoria de trabajo.

Cuando las personas mantienen sus mentes activas, sus habilidades de pensamiento son menos propensos a declinar, varias investigaciones muestran  que los juegos, rompecabezas y otros tipos de entrenamientos del cerebro pueden ayudar a ralentizar la pérdida de memoria y otros problemas mentales. Un estudio que incluyó a más de 2.800 adultos mayores de 65 años. Los cuales fueron a 10 sesiones de entrenamiento cerebral durante 5 a 6 semanas. Las sesiones se centraron en las tácticas de estas habilidades:
Memoria
Razonamiento
Velocidad de procesamiento de la información
Las personas que tomaron la capacitación mostraron mejoras en estas habilidades que duraron al menos 5 años. También mejoraron en las tareas cotidianas, tales como la capacidad de gestionar el dinero y hacer las tareas domésticas.

El mantener el cerebro activo con ejercicios u otras tareas, puede ayudar a construir un suministro de reserva de las células cerebrales y los vínculos entre ellas. Esta puede ser una razón por la cual los científicos han visto una relación entre la enfermedad de Alzheimer y los niveles educacionales de los pacientes. Los expertos creen que la actividad mental adicional de educación puede proteger al cerebro mediante el fortalecimiento de las conexiones entre sus células. De todas formas ni los niveles de educación , ni los ejercicios son una manera  de prevenir la enfermedad de Alzheimer, pero puede ayudar a retrasar los síntomas considerablemente.

Desde Salud Total nos llegan algunos tips a tener en cuenta si estamos a cargo de una persona con Alzheimer o alguna otra enfermedad neurodegenerativa

Los Juegos para personas con Alzheimer deben trabajar en varios niveles. Un juego de mesa con una superficie de colores y objetos que puede ser manejado (cartas, dados, etc.) es mejor que un juego que no contiene estas características; mientras más estimulación sensorial mejor (pero hay que tener cuidado con los objetos pequeños que pueden ser introducidos en la boca). Muchos juegos implican un componente físico que es otro elemento a considerar.

1-Trabajos de auto-expresión: La pintura, el dibujo y los trabajos manuales como tejer insertar cuentas etc  son actividades que suelen gustarle a muchos pacientes.
2-La música: Tocar instrumentos, cantar o incluso bailar son actividades muy recomendables y que suelen disfrutar.
3– Actividades relacionadas con su ocupación anterior: El paciente se sentirá más satisfecho realizando actividades relacionadas con su ocupación anterior o actividades que disfrutaba, por ejemplo juegos de cocina, de jardinería etc.
4- Ejercicios: Actividades físicas suaves, como pequeñas caminatas regulares y tareas sencillas como barrer o cuidar las plantas, le ofrecen al paciente la oportunidad de ejercitarse un poco sin agobiarse, además de ayudarlo a sentirse útil y responsable.
5- La lectura: Leer o mirar fotos de viajes o revistas es una actividad muy positiva. Déjelo recortar las fotos que le agraden y pegarlas en un cuaderno, por ejemplo.
6– Juegos: Juegos de memoria, de categorización , de cartas, de pequeñas operaciones matemáticas , juegos para ejercitar el lenguaje, son ejemplos de actividades que disfrutará mientras ejercita su cerebro.

Links:

1- Guía de ejercicios para potenciar la memoria de los enfermos de Alzheimer. Este Manual se ha escrito con el objetivo de ser una ayuda en la estimulación de las capacidades cognitivas de pacientes con demencia. PDF.

2- Nuestra tienda especializada en juguetes y juegos para la estimulación de las diferentes áreas del desarrollo (fun4us.es) , también ofrece un apartado de juegos que consideramos ayudarían a potenciar las funciones cognitivas de las personas con Alzheimer u otra enfermedad neurodegenerativa.

 

Referencias: La memoria en la enfermedad de Alzheimer y en la demencia frontal. ( Myriam Barandiaran Amillano y Begoña Indakoetxea Juanbeltz. Servicio de Neurología. Hospital Donostia. Donostia-San Sebastián.) // Northwestern Medicine. // alzheimerreadingroom.com //Alzheimer society // MedicineNet // WebMD. //

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s