Estudio vincula la obesidad y la diabetes en el embarazo con los Trastornos del Espectro Autista.


pregnancy_autism_770

Si bien la incidencia del trastorno del espectro autista se ha incrementado en los últimos años, sus causas siguen siendo relativamente misteriosas e incluso polémicas. Sin embargo, un importante estudio podría arrojar nueva luz sobre algunos de los factores de la salud materna que pueden aumentar el riesgo de desarrollar la condición en los niños.

La obesidad y la diabetes tienen una alta prevalencia entre las mujeres embarazadas en los Estados Unidos. Ningún estudio ha examinado hasta el momento los efectos independientes y combinados de la obesidad antes del embarazo de la madre y la diabetes de gestación con el riesgo de desarrollar trastornos del espectro autista (TEA) en paralelo con otros trastornos del Desarrollo (DDS).

El estudio, que fue publicado en la edición de febrero de la revista Pediatrics, siguió casi 3.000 niños que visitaron el Centro Médico de Boston entre 1998 y 2014. Se utilizó registros electrónicos de salud para realizar un seguimiento de si estos niños fueron diagnosticados con autismo, junto con factores como el peso previo al embarazo de la madre y si ella había sido diagnosticada con diabetes antes o durante su embarazo.

Aunque investigaciones previas habían vinculado la obesidad materna y la diabetes con el riesgo de presentar trastornos del espectro autista, este estudio es el primero en examinar tanto los efectos independientes como combinados de las dos condiciones.

Los investigadores encontraron que de los cerca de 3.000 niños que participaron en el estudio, se identificaron alrededor de 100 diagnosticados con trastornos del espectro autista.
También concluyeron que las mujeres obesas que contrajeron la diabetes durante el embarazo – una condición conocida como diabetes gestacional – poseían cerca de tres veces más probabilidades de tener hijos que presentaran trastornos dentro del espectro autista.
Las mujeres que eran obesas y tenían diabetes antes del embarazo tenían casi cuatro veces más probabilidades.
Además, los niños diagnosticados con trastornos del espectro autista eran frecuentemente varones, nacidos antes de las 32 semanas y con muy bajo peso al nacer. Más allá de ser obesas y diabéticas, sus madres también eran generalmente mayores.
Tener sólo una de las condiciones, supuso sólo un aumento leve en el riesgo, sin embargo, el riesgo era “sustancialmente superior” cuando las mujeres tenían ambas condiciones.

Este estudio  “llama la atención sobre la idea de que la salud materna y tal vez incluso la salud antes del embarazo pueden ser factores importantes para el desarrollo de trastornos del espectro autista – y pueden ser hallazgos importantes para la protección contra este”, dijo el coautor del estudio Daniele de Fallin, que preside el departamento de salud mental y dirige el Centro : Wendy Klag Center for Autism and Developmental Disabilities at the Johns Hopkins Bloomberg School of Public Health.
Los hallazgos son importantes porque, así los médicos tienen una mejor idea de las posibles causas del autismo, pueden tratar de revertir las líneas de tendencias actuales y detener su crecimiento, dijo Fallin,.

En el 2010, aproximadamente 1 de cada 68 niños fueron diagnosticados con autismo. Es una diferencia de hasta 10 años, con el  2000, cuando se cree que 1 de cada 150 niños serán diagnosticados. Los expertos dicen que parte del crecimiento probablemente se debe a que hay una mayor precisión en el reconocimiento y diagnostico de la condición. Pero, según los centros estadounidenses para el Control y la Prevención de Enfermedades, los trastornos del espectro autista están ocurriendo además, más a menudo de lo que solían.

“El costo por familia por año de tener un niño con trastornos en el espectro autista es enorme – por lo tanto, los costos sociales son enormes también”, dijo de Fallin. “Si se puede hacer algo para detener la ola de aumento de la prevalencia, o incluso eliminarla la prevalencia, se debería hacer. No sólo las familias individuales se benefician, sino también la sociedad” argumentó.
Otro estudio publicado el año pasado en la Revista de Autismo y Trastornos del Desarrollo estima que el cuidado de las personas con autismo costó al país unos $ 268 mil millones en 2015 – una cifra que da cuenta de los gastos médicos y otros tipos de cuidado. Si el aumento de la prevalencia continúa al ritmo actual, este gasto crecerá notablemente, señaló el estudio.
Desde el punto de vista de costos, a continuación, la nueva investigación pone de relieve la importancia de la prevención de la obesidad y la diabetes, dijo Paul Leigh, profesor de ciencias de la salud pública en la Universidad de California, Davis, autor del estudio de costos sobre el autismo dijo : ”que hay más razones para estar preocupado (obesidad y diabetes), y para dirigir recursos a la eliminación de este problema.”

“En vez de demonizar a las madres con diabetes, tenemos que estar usando esto como una oportunidad para ayudar a mitigar los riesgos tanto como sea posible”, dijo Alycia Halladay, directora científica de Autism Science Foundation
Sin embargo, agregó, es importante reconocer que el estudio examina solo dos de los muchos factores que podrían aumentar en un niño el riesgo de desarrollar trastornos del espectro autista. Así que prevenir el autismo requiere una estrategia múltiple.
“No creo que se puede decir, ‘Oh, es por esto o lo otro”, dijo. “Es una combinación de muchos factores.”

Referencia: Disabilityscoop // American Academy of Pediatrics // Kaiser Health News

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s