El TDAH y la Alimentación


índice

Para cualquier niño seguir una dieta equilibrada es sinónimo de buen crecimiento y rendimiento, tanto académico como deportivo. Si además el niño tiene TDAH, hay que prestar especial atención a su alimentación, ya que suelen olvidar que han de comer e hidratarse correctamente y suelen darse atracones de azúcares. Es importante establecer un horario de comidas y pautar un menú variado y equilibrado. Por otra parte, hay que tener en cuenta la disminución del apetito que puede conllevar el tratamiento farmacológico para el TDAH, por lo que hay que hacer hincapié en el desayuno y cena.
Se ha intentado extrapolar que, al igual que hay dietas que causan alergia, pudiera haber alguna relación entre alimentación y TDAH: “La evidencia científica muestra que no existe una relación estrictamente directa, tal como recoge la guía de práctica clínica del Ministerio de Sanidad”, afirma Josep Antoni Ramos. En su opinión, además del hecho de que la dieta pueda o no causar síntomas, la alimentación es capital en los pacientes con esta enfermedad, ya que suelen ser desorganizados, despistados e inatentos, lo que hace que su dinámica de alimentación diaria esté muy alterada: “Olvidan de hacer la comida o se dan atracones; en general, puede decirse que no es una dieta regular ni todo lo sana que debería de ser”, advierte.
Los datos epidemiológicos recogen mayor incidencia de bulimia y de trastornos de la conducta alimentaria no especificados, sobre todo en niños y, por otro lado, mayor obesidad en adultos con TDAH. “Quizá se deba a un trasfondo biológico específico, pero aún lo estamos investigando. Lo que sí sabemos es que, al comparar la población con TDAH con la población sin el trastorno, hay más incidencia de obesidad: puede llegar a entre el 15 y el 30 por ciento, unas cifras elevadas”, destaca Ramos.
TDAH PROBLEMAS ALIMENTACION
En cuanto a población infantil, Vanesa Richarte señala que es habitual que los padres refieran que sus hijos tienen problemas alimentarios, ya que son muy selectivos con la alimentación, y que hasta la edad adulta no empiezan a adquirir los hábitos alimenticios. La suma de paciente infantil con trastorno alimentario y TDAH complica el manejo. “Son niños que tienen habitualmente alteraciones del sueño, con lo que el descanso nocturno no es correcto y, por lo tanto, levantarse por las mañanas sea muy costoso. Eso provoca que los tiempos que dedican a desayunar se ven alterados y se pasa por alto lo que consideramos la base de una buena dieta”.

Otro aspecto relevante es que un porcentaje importante de estos niños, además de TDAH, presentan trastorno negativista desafiante: son muy oposicionistas, con una tendencia natural a llevar la contraria, por lo que el hecho de pautar un hábito alimentario específico puede ser más costoso. “Incluso requiere, desde el punto de vista de la salud mental, hacer un buen entrenamiento a los padres para que esas pautas no sean objeto de conflicto y no generen mayor dificultad en el día a día”, recalca Ramos.

¿Cómo abordar estos hábitos disfuncionales en la alimentación?

En primer lugar hay que trabajar el tema de la alimentación desde casa, a través de una reeducación y restructurando los hábitos educativos y las pautas de conducta alimentaria.
Las pautas y la actitud que deben seguir los padres con respecto a la alimentación en los hogares deben ser:
1- Consignas claras.
2-Emplear un tono de voz tranquilo y motivador.
3- Asegurarse que han entendido las consignas.
4-Marcar pocos objetivos pero claros (2-3 máx. por semana).
5-No esperar éxitos inmediatos.
6- Dar muestras de cariño regularmente.
7- Que las comidas sean un espacio de tranquilidad.
8- Apartar todos los elementos no asociados al hábito de la comida. Solamente el plato, los cubiertos, la servilleta y el vaso.
9- Que haya una sola persona acompañando y ayudando al niño durante la comida.
10- Destinar unos 30-40 minutos para cada comida.
11- NO insistir con el “¡come!”, ni dar comida a la fuerza.
12-  NO darle la comida al día siguiente (o a la comida siguiente): es importe que el niño disfrute comiendo y esté tranquilo. De este modo será mucho más fácil hacerle entender y no tendrá malas experiencias con la comida ni con determinados alimentos.
13- Hacer comentarios positivos de vez en cuando con las cucharadas.
14-  Hablar de cosas superfluas, intrascendentales, no excesivamente lúdicas pero intentar no abordar problemáticas (deberes, exámenes, riñas…) durante las comidas.
15-  Animarle para terminar (“ya queda poquito..”, “mira que poco falta para terminar”, estás comiendo muy bien y todo el plato”, “enseguida terminamos y podrás hacer…”)
16- Importante hacer referencia a la actitud de esfuerzo (“qué contenta estoy de que hayas hecho el esfuerzo de probar esto…”, “te estás comportando como un niño mayor al probar esto”…)
17- En el caso de que no tenga apetito y la inapetencia sea un problema grave, pactar la cantidad previamente empleando reforzadores.
18-  Realizar un diario con los alimentos nuevos que va probando.
19- De vez en cuando cocinar algo exquisito para celebrar éxitos a modo de premio (por buenas conductas, por buenas notas, por cumplir objetivos…). Dejar escogerle a él.
20- Emplear ejemplos de forma cautelosa de niños que no comen tan bien, para que se sienta mejor.
21- Utilizar premios o sorpresas para mantener pautas positivas o pequeños logros.
niños-tdah-alimentacion
Lo primero que hay que aclarar es que no se ha encontrado ninguna evidencia científica que determine que el tratamiento dietético a partir de restricciones en la dieta o suplementos mejoren los síntomas del TDAH. Hace años, se sugirió que el TDAH podía mejorarse a partir de la supresión en la dieta de colorantes alimentarios artificiales, así como a ciertas frutas y verduras que contienen silicatos y azúcar (como las manzanas, las cerezas, las uvas y los tomates). Desde entonces ha habido numerosas líneas de investigación que han tratado de demostrar esta hipótesis, pero los resultados siguen siendo controvertidos. Se señaló que el progreso en los estudios que trataban de determinar si la dieta estaba relacionada con la aparición de TDAH se veían limitados por la comprensión de la propia enfermedad y por la falta de procedimientos de diagnóstico que fueran eficaces.

Sí es cierto que estudios y publicaciones recientes- 2004- han detectado que una dieta carente de colorantes artificiales mejoraba la conducta de los niños con TDAH. Sin embargo, este resultado no respalda la hipótesis de que los niños hiperactivos puedan reaccionar de manera diferente a estas sustancias.También se ha observado que algunos niños con TDAH presentan deficiencias de ácidos grasos de cadena larga omega-3 o 6 por lo que la suplementación en estos ácidos grasos ha mejorado su conducta.

comidamenu

En conclusión podría decirse que  no dejan de ser hipótesis y falta mucho camino por recorrer para determinar definitivamente si existe o no una correlación entre la dieta y el TDAH. Sin embargo, a falta de estudios fehacientes podemos ayudarnos de la propia experiencia; las personas más cercanas a los niños son capaces de percibir efectos en la dieta que los médicos no detectan.
Excluir alimentos sin una base científica asegurada puede conllevar más riesgos que beneficios. Sin un riguroso control de un médico y nutricionista puede implicar  carencias nutricionales nada deseables en un colectivo que está en pleno crecimiento y desarrollo y que, por tanto, puede abarcar consecuencias irreversibles. Sin embargo,  sí que existen intervenciones nutricionales menos agresivas y que conllevan en todo caso una mejora de la salud de los niños y una posible mejoría en el TDAH:

La disminución de los azúcares en todo caso es aceptable y más en un niño con hiperactividad. Después de un atracón de azúcar, los niños experimentan una rápida elevación de adrenalina, una hormona estimulante que causa hiperactividad. De hecho, un estudio reciente de la Escuela de Medicina de la Universidad de Yale, reveló que cuando los niños ingieren azúcar se libera el doble de adrenalina al torrente sanguíneo que en el caso de los adultos. Al cabo de unas horas, se produce una caída súbita de energía, ya que los azúcares refinados se descomponen rápidamente en el cuerpo dejándolos cansados, irritables, ansiosos y con deficiente concentración. Si a este efecto le sumamos que los alimentos ricos en azúcares son en su mayoría alimentos pobres en nutrientes y altos en calorías la limitación de los mismos me parece más que conveniente en todos los casos.
Enriquecer la dieta en ácidos grasos esenciales w3 y w6. Son numerosos los beneficios que se han demostrado del consumo de alimentos ricos en ácidos grasos esenciales- mencionados anteriormente. Podemos encontrarlos en: pescados azules, frutos secos, la soja, aceite de semillas o en el germen de trigo.
Dieta equilibrada y práctica de ejercicio físico. De manera general sí se ha observado una mayor tendencia de este colectivo a padecer trastornos alimentarios. Suelen ser despistados, desorganizados e inatentos por lo que la regularidad en su alimentación diaria puede verse alterada. Suelen olvidar que han de comer o darse atracones por lo que  establecer un horario de comidas y pautar un menú variado y equilibrado será fundamental para ellos. En caso de no saber cómo diseñar un menú equilibrado sería interesante consultar a un dietista- nutricionista que elabore en función de sus preferencias y aversiones y características una dieta personalizada.
Introducir alimentos ricos en triptófano, un aminoácido precursor de la serotonina – la llamada “sustancia química del sueño” para favorecer el descanso y el sueño reparador. Alimentos ricos en triptófano son:  pavo, pollo, leche, pescado, soja, semillas de sésamo y calabaza, nueces, cacahuetes, plátano y los cereales integrales. Sin embargo, para sintetizar la serotonina, el cuerpo necesita además de triptófano: ácidos grasos omega 3, Zinc y vitamina B6.
Alimentos ricos en omega 3 son: salmón, caballa, sardina, trucha, bonito, atún, anchoa, nueces, soja, semillas de lino y de calabaza.
Los alimentos ricos en Zinc son:  Ostras, germen de trigo, hígado de cerdo, yema de huevo, centollo, caracoles,  trigo, judías blancas, queso de bola, emmental, gruyere, parmesano, cangrejo, nécora, gamba, lentejas, soja, sardinas, apio, espárragos, borraja, higo, berenjena,  patata, melocotón
Los alimentos ricos en vitamina B6 son:  Sardinas, salmón, nueces, lentejas, lenguado, garbanzos, judía blanca, atún, aguacate, maíz, jamón cocido castañas, puerros, judía verde, patata, pistacho, ciruela seca, arroz, trigo, avena, soja, guisantes, setas, nueces, germen de trigo, levadura de cerveza
Evitar alimentos estimulantes como: café, té, Coca-cola, chocolate, etc
Hidratarse correctamente. La mejor bebida es el agua, seguida de la leche y los zumos de fruta 100% naturales. Se recomienda  una media de litro y medio o dos litros al día, aumentando su consumo en verano.
No se puede obligar a un niño a comer un tipo determinado de comida si los adultos no la comen. Hay que acompañar a los niños y hacerles partícipes de todo el proceso, incluyendo la compra y la elaboración.
Por último, mantener una dieta equilibrada.
Desde tdahytu.es nos dan este ejemplo de una dieta semanal.
Esta dieta semanal equilibrada está especialmente pensada para las características de la vida de los niños con TDAH. En la elaboración de esta dieta no se han contemplado cantidades y siempre debe adaptarse a cada niño.

dieta-semanal-equilibrada-para-ninos-con-tdah-tdahytu.es_

 

Referencia: TDAH y tú // Diario medico // La dieta en el TDAH

Anuncios

One thought on “El TDAH y la Alimentación

  1. María 24 enero, 2017 / 1:00 pm

    La sustancia que ayuda a descansar es la melatonina, no la serotonina. La serotonina ayuda a activarse.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s