Estimulación Temprana o Atención Temprana en niños con necesidades especiales


kind mit händen

La estimulación temprana o atención temprana infantil es un proceso terapéutico-educativo que se especializa en promover y favorecer el desarrollo armónico del niño, estimulando y/o rehabilitando las capacidades alteradas total o parcialmente por afecciones de origen congénito o adquirido, moderando sus efectos y  trabajando preventivamente en niños de alto riesgo biológico, socio-ambiental y mixto.

La estimulación temprana tiene como objetivo desarrollar y potenciar las funciones cerebrales de los niños mediante juegos y ejercicios repetitivos, tanto en el plano intelectual, como en el físico, el afectivo y social. La importancia que reviste esta estimulación en las edades más tempranas, radica en que permite poner los cimientos para facilitar el crecimiento armonioso y saludable, fijar su atención y despertar su interés ante los acontecimientos de la vida, así como para el posterior aprendizaje y personalidad del niño.

La repetición sistemática y secuencial de estímulos o ejercicios, y de actividades con base científica, refuerzan las áreas neuronales de los bebés. Durante la estimulación, no solo se potenciará adecuadamente el desarrollo motriz, cognitivo, social y emocional del bebé, sino que también se ampliará su desarrollo individual, sus capacidades, su predisposición y su ritmo.

Para los niños con déficits , o con riesgo de padecerlos, la estimulación temprana es parte fundamental en el desarrollo de los primeros tres años de vida, ya que permite potenciar las habilidades físicas, cognitivas, sensoriales y afectivas en función de las áreas que tienen dificultad. Es decir, ofrece un conjunto de acciones optimizadoras y compensadoras, que facilitan su adecuada maduración en todos los ámbitos y les permite alcanzar el máximo nivel de desarrollo personal y de integración social.
Una de las características más importante de la estimulación temprana -y, sobre todo, ante la presencia de alguna discapacidad – es que los niños sean atendidos en forma sistemática, convirtiéndola en una rutina agradable y entretenida. Los estímulos que se les brinda a los niños deben ser de forma gradual, dependiendo de las características, de las áreas de intervención y de la edad.
Desde el punto de vista de la rehabilitación -en niños con discapacidad – el objetivo más importante de la estimulación temprana, es optimizar sus potencialidades y compensar sus déficits de tal modo que pueda integrarse a una vida plena, en todos los ámbitos.

atencion_temprana

Población susceptible de Atención Temprana

Niños con factores de riesgo biológico
Entre los factores de riesgo biológico más destacados cabe señalar la prematuridad, el bajo peso en el nacimiento, la asfixia intraparto y la permanencia en unidades de cuidados intensivos neonatales. Estas situaciones pueden desencadenar principalmente problemas neurológicos y alteraciones sensoriales.
En este grupo hay que considerar los recién nacidos de riesgo neurológico,
los recién nacidos de riesgo sensorial visual y los recién nacidos de riesgo sensorial auditivo.

Niños en situación de riesgo socio-ambiental
Los ambientes socioeconómicos desfavorecidos, la drogadicción, el abandono del niño por parte de sus padres, la ausencia de alguno de los progenitores,
el maltrato y, en definitiva, los factores de riesgo socio-ambiental que pueden poner en riesgo el desarrollo del niño, hacen necesario que éste cuente con la compensación de las carencias que derivan de estas situaciones.
Se trata de asegurarle un contexto vital que le proporcione cuidados, seguridad y afecto para poder crecer, madurar y desarrollarse en esta etapa evolutiva tan vulnerable a las influencias del entorno.

Niños con trastornos del desarrollo
Los trastornos del desarrollo pueden ser considerados como alteraciones
de la normal evolución de las dimensiones biológicas, psicológicas y sociales del niño, que derivan de problemas relacionados con la salud, con la presencia de discapacidades, con alteraciones cognitivas, con problemas de la motricidad, con déficit comunicativo-lingüístico o con limitaciones en la percepción sensorial.
Estas discapacidades pueden generar necesidades transitorias o permanentes que van a requerir de una intervención psicoeducativa temprana para mejorar el curso del desarrollo y las potencialidades del niño.

Entre los objetivos a lograr en los Centros de Atención Temprana se destacan los siguientes:
• Reducir los efectos de las discapacidades o trastornos sobre el desarrollo de los niños atendidos y sus familias.
• Favorecer el desarrollo infantil (0 – 6 años) en su globalidad
• Plantear mecanismos de eliminación de barreras y adaptación a las necesidades
específicas de cada niño y familia.
• Reducir en la medida de lo posible la aparición de déficits asociados a los trastornos del desarrollo.
• Atender a la familia en todas sus demandas y necesidades. • Atender los contextos naturales de cada niño y familia.

Comp_38434547

Por este motivo las tareas a realizar en la intervención deben dirigirse al niño y a su familia teniendo en cuenta el entorno en el que se desenvuelven.

Respecto al Niño se plantea como objetivo, mediante el juego, favorecer su desarrollo, potenciarle la autoestima, ayudarle a alcanzar el máximo grado de autonomía personal y en definitiva potenciar el reconocimiento de la individualidad.

Respecto a la Familia el objetivo es favorecer la implicación de ésta
en todo el proceso de intervención alentando su participación activa en todas las actividades de la vida diaria y las específicamente lúdicas y procurando su bienestar. Además, ayudar a superar el tránsito que supone la aceptación de un trastorno del desarrollo e integrarlo en la dinámica familiar.

Respecto al Entorno el objetivo es alcanzar el mayor grado de integración social, facilitando la adquisición a los entornos familiares y sociales de cada niño. También proporcionarle estrategias y recursos que le permitan una integración y el acceso a futuros criterios de igualdad.

La Atención Temprana debe abordarse de forma lúdica y funcional considerando al niño en su totalidad, teniendo en cuenta los aspectos biológicos, psicológicos, sociales y educativos; trabajando todas las áreas del desarrollo, motora, cognitiva, comunicación, socialización y autonomía personal.
El juego es el primer lenguaje del niño. Por medio de la actividad lúdica los pequeños interactúan con los objetos, desarrollan sus sentidos, adquieren habilidades, expresan fantasías, sentimientos, se relacionan con otras personas, adquieren pautas de conducta, imitan… A través del juego interiorizan la realidad circundante y expresan su mundo interior. El juego ofrece indicadores para entender al niño y observar su evolución física y mental.
En Atención Temprana el juego y los juguetes son elementos imprescindibles para llevar a cabo los programas de intervención con niños que tienen trastornos en su desarrollo o factores de riesgo.
En proximas entradas  hablaremos sobre los juegos y juguetes específicos para cada etapa.

 

Referencia : Guia infantil // Centro de estimulación temprana //universidad crece // Atención temprana: prevención de las Necesidades Educativas Especiales (NEE) // La Estimulación Temprana y sus aportes al proceso inclusivo pedagógico// Juego, juguetes y Atención Temprana

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s