Entrenar la toma de decisiones en al TDAH


HIPERACTIVIDAD TOMAR DECISIONES

El TDAH es un problema en la habilidad para inhibir las respuestas, entonces, de acuerdo con la teoría de Bronwoski, podríamos suponer que cualquier persona que presente este trastorno tendrá problemas para tomar decisiones puesto que muestra graves dificultades en las cinco habilidades mentales, anteriormente mencionadas, las cuales nos permiten inhibir nuestras respuestas inmediatas y esperar durante un tiempo, necesario para realizar un buen análisis para la toma de decisiones fundamentadas. Esto es debido a que las personas con TDAH tienen afectado la zona prefontral del cerebro, centro neurálgico del comportamiento dirigido, con lo cual, el proceso de toma de decisiones también queda afectado, por tanto, se ve imprescindible el que exista un entrenamiento planificado, sistemático y constante para rehabilitar dicha zona cerebral alterada. Si todos los agentes educativos que rodean a los afectados por el TDAH (familia, maestros, profesores, educadores, etc) fueran metódicos a la hora de entrenar esta habilidad social necesaria, tal capacidad quedaría parcialmente o totalmente reestructurada para la vida adulta, autónoma y responsable.

– ¿Qué mecanismos cerebrales son los que fallan en el TDAH?

La respuesta a esta pregunta es: el área frontal del cerebro. Es en esta zona donde se localizan las funciones superiores del ser humano. Aquellas funciones que regulan las conductas más complejas: planificación, organización, secuenciación, relaciones causales, el razonamiento, el pensamiento deductivo, la toma de decisiones, etc, es decir, aquellas funciones superiores y ejecutivas.
La configuración de las funciones del cerebro está determinada por su localización. Las conductas reflejas, e instintivas se localizan en la parte inferior, en el Cerebro Instintivo, aquel que regula las conductas de supervivencia. El Cerebro Emocional es el cerebro que se dedica a procesar las emociones: la ira, la rabia, la alegría, el deseo, etc. Se activa en situaciones de placer, alegría, tristeza, pena, etc. La regulación de estas emociones estaría a cargo de la tercera entidad de la que se compone el cerebro:

1097bb17b8b7fb09873377f1d9617610

El Cerebro ejecutivo

Es el más desarrollado y complejo. Es el cerebro que estamos midiendo cuando hacemos las pruebas de capacidad intelectual. Lo que hacemos es medir las consecuencias (anticipar las consecuencias de mis actos o de mis pensamientos y las respuestas de los demás), la capacidad para concentrarnos y focalizar la atención (y nos permite establecer un plan de acción y tomar decisiones), dirigirnos a ese plan de acción con perseverancia y con voluntad, tolerar la frustración, e inhibir tanto la conducta como las emociones y las pulsiones.
Pues bien, todo lo desarrollado anteriormente se resume en que, todo depende del lóbulo frontal y más concretamente de la zona prefrontal, centro neurálgico del comportamiento dirigido. Pero haciendo referencia a la inteligencia ejecutiva, se puede decir, que es quién recibe las propuestas, las ocurrencias, las presiones, la inteligencia generadora, seleccionándolas y comparándolas según en el momento donde se encuentren.

– ¿En qué afecta dicha alteración cerebral en el afectado por el TDAH a la hora de tomar decisiones? El doctor Bronowski señaló que la capacidad para inhibir nuestras respuestas inmediatas y esperar durante un tiempo nos permite:

– Evaluar los acontecimientos separando nuestros sentimientos de la información: las personas con TDAH no ejercitan tan bien su habilidad para separar las emociones de la información, con lo cual no pueden guiar adecuadamente su comportamiento porque responden demasiado rápidamente. Como no controlan sus impulsos, no dejan tiempo suficiente para poder separar los hechos de los sentimientos personales.
– Crear una conciencia del pasado y de futuro: una persona con TDAH responde demasiado rápido como para poder tener en cuenta sus experiencias pasadas y considerar qué pueden enseñarles los acontecimientos presentes. Lo que se denomina miopía temporal.
– Hablarnos a nosotros mismos y usar el lenguaje para controlar nuestra propia conducta: el tercer aspecto producto de la capacidad de inhibir, retrasar nuestras respuestas y por ende, capacitarnos para tomar decisiones responsables y maduras, es la posibilidad de disponer de tiempo para hablarnos a nosotros mismos, lo que se denomina habla internalizada. Las personas afectadas por el TDAH tiene dificultad para contener e inhibir sus respuestas a los sucesos del ambiente que les rodean y por tanto, son menos expertas y eficaces para comunicar reglas o instrucciones, para controlarse así mismas durante el uso de tales reglas e instrucciones y para encontrar soluciones a los problemas que se presentan.
– Desglosar la información o los mensajes que nos llegan en partes y combinar esas partes en nuevos mensajes o respuestas (análisis y síntesis): la cuarta habilidad mental importante que el doctor Bronowski atribuye a nuestra capacidad para inhibir la conducta y esperar antes de responder, está relacionada con el uso del habla interna y tiene dos partes:
o La habilidad para desglosar la información o los mensajes que recibimos en partes o unidades más pequeñas (análisis).
o La habilidad para recombinar esas partes en nuevos mensajes o instrucciones (síntesis).
Como los afectados por el TDAH tienen una disfunción en estos procesos, podemos ver como los resultados en experimentos en psicología sugieren que los niños con TDAH no son tan buenos como otros niños cuando se les pide que digan todas las soluciones que se les ocurran a un problema, durante un periodo corto de tiempo.
– La Motivación Interna: los niños con TDAH tienen muchos problemas con la persistencia, o lo que se llama corta duración de la atención. Realmente el problema no es la atención, sino la automotivación. No pueden crear una motivación privada, interna o intrínseca tan bien como los demás y no pueden mantenerse en actividades, planes o metas tan bien como los otros cuando el incentivo es pequeño o es la motivación lo que mantiene la conducta.

– ¿Por qué es importante entrenar la habilidad para tomar decisiones en el TDAH?

Las personas que toman bien las decisiones son aquellas capaces de retrasar una gratificación, para conseguir una finalidad posterior. Aquello que en última instancia nos hace tomar una decisión es el proceso cognitivo unido a una emoción.
Está regulación de la acción y de la emoción es lo que según explica el Dr. Rusell Barkley, está más afectado en los sujetos con TDAH y lo que genera en realidad la principal causa de disfuncionalidad. Por esta razón, es importante que entrenemos consciente, sistemática y explícitamente la habilidad de la toma de decisiones en los afectados por el TDAH. Si tal entrenamiento se desarrolla, es muy probable que tal capacidad quede parcial o totalmente reestructurada para la vida adulta, autónoma y responsable.

e2fa347d55d31138c82b9c676274df3a

– Actividad:
Una de las actividades que podemos utilizar para trabajar la Toma de Decisiones en los niños afectados por el TDAH.
Para desarrollar esta actividad debemos plantear a los niños los siguientes objetivos:
– Reflexionar sobre las propias decisiones personales.
– Aprender a valorar la ayuda que otras personas pueden prestar en la toma de decisiones.
– Darse cuenta de la importancia de darse tiempo suficiente para la deliberación antes de tomar decisiones, puesto que estas acarrean consecuencias.
Los materiales que utilizamos en dicha actividad son:
– Un panel de emociones dónde los niños deban colocar su foto en la emoción que sienten cada día.
– Una presentación en power point donde se les expone los conceptos que deben aprender y las actividades que van a desarrollar.
– Y el vídeo `Mi pantalón` en el que podrán vislumbrar una escena en la que se debe tomar una decisión tomando varias opciones, pidiendo ayuda y valorando y sopesando, con tiempo, los intereses y las necesidades.
– Posteriormente se les pasará una hoja de preguntas que nos servirá como guía para ver si han entendido y atendido al vídeo.
El desarrollo de la actividad:
– Comenzaremos mostrándoles el panel de las emociones, donde ellos podrán colocar su foto en la emoción que creen que tienen, consecuencia del trascurso de su día. Aquí veremos, los educadores, la emoción que tienen, y en función de ésta les ayudaremos a ver cómo dicha emoción puede influir, positiva o negativamente, a la hora de poder tomar una decisión responsable.
– Una vez que han identificado su emoción ese día, se les pasará a exponer e ilustrar sobre cuáles son los objetivos a conseguir con esta actividad.
– Posteriormente indagaremos sobre las ideas previas que presentan sobre el proceso de toma de decisiones. Se les ilustrará sobre qué es tomar una decisión, lo que conlleva y qué pasos es importante seguir para la consecución de la misma.
– Se realizará el visionado del vídeo `Mi pantalón`. En este podrán ver como Marta reunió el dinero que necesita para comprar el pantalón que tanto quería. Le pidió a su prima mayor que la acompañara y las cosas se complicaron. A la prima no le gustaba el pantalón que Marta quería. Le hizo probarse otros modelos más atrevidos y modernos pero no tuvo éxito. A pesar de la insistencia, Marta se mantuvo en su decisión.
– Después de esto, realizaremos a los alumnos un conjunto de preguntas guía las cuales les ayudarán a comprender mejor el vídeo visto. Con estas preguntas, los educadores detectarán la capacidad atencional y de compresión que muestran los niños.
– El primer ejercicio práctico consiste en preguntar a los niños, de entre varias opciones que les presentamos, qué opinan sobre los riesgos y posibles consecuencias que tienen tales situaciones. De esta forma les entrenamos en el proceso de toma de decisiones, tomándose todo el tiempo que necesiten y sobre todo haciéndoles que sopesen las consecuencias de sus acciones.
– A continuación les vamos a hacer que representen con las marionetas el cuento de los tres cerditos. Y ya realizada tal representación, analizaremos y reflexionaremos sobre las decisiones que tomaron los protagonistas del cuento en cada momento, y qué consecuencias tuvieron dichas decisiones y si ellos habrían tomado otras o no.
– Después de este ejercicio les propondremos que reflexionen sobre las decisiones que han tomado a lo largo de su vida y las que les quedan por formularse.
– Por último, reflexionaremos, pausadamente, sobre la importancia de pedir ayuda en aquellas ocasiones que tengamos que tomar una decisión, para así poder sopesar con calma y con ayuda de diferentes puntos de vista la repercusión que puede tener en nuestras vidas el tomar una u otra decisión.
El tiempo de la actividad será aproximadamente de una hora. Si el grupo es muy grande y muy participativo, puede que se necesiten dos sesiones para poder desarrollar la misma.
Es importante que durante el transcurso de la actividad, los educadores les hagamos conscientes a los niños de:
– Que ser independientes implica ser capaz de tomar decisiones y asumir nuevas responsabilidades y retos. Sin embargo, confundimos ser independiente y autónomo con poder prescindir de los demás y es una idea equivocada. Ser autónomo implica que tienes la capacidad de enfrentar nuevas situaciones porque cuentas con recursos personales para ello y que las personas de tu entorno opinen o te asesoren no disminuye tu capacidad de independencia.
– Una persona aumenta su nivel de madurez cuando solicita de otros una opinión, consejo u orientación antes de tomar sus propias decisiones. Lejos de cuartar su libertad, la asegura.

Referencias: Fundación CADAH

Anuncios

One thought on “Entrenar la toma de decisiones en al TDAH

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s