El método japones Kaizen para combatir la pereza en nuestros hijos.


A la mayoría de los niños les resulta difícil cumplir con sus obligaciones, sobre todo cuando se trata de tareas que no les gustan como hacer la cama o recoger su habitación. En estos casos, la pereza se adueña de ellos y a veces hay que insistirles mucho para que cumplan con sus obligaciones. Sin embargo, este escenario tan común en muchos hogares podría tener una solución definitiva si los padres recurren a la regla del minuto, inspirada en el método Kaizen, cuyo origen es japonés.

El método Kaizen significa “sabiduría para cambiar” y consiste en hacernos más perseverantes en todas nuestra tareas y que no abandonemos a la primera de cambio. Aunque ahora lo enfocaremos para trabajarlo con los más pequeños, es un método igualmente válido para los adultos que también te recomendamos poner en práctica si te encuentras un poco perezoso o perezosa o si te cuesta acabar tus tareas o propósitos.

Este método, creado por Masaaki Imai, se inspira en la palabra japonesa Kaizen, que deriva de la conjugación de dos vocablos, “kai”, que significa cambio o acción de enmendar, y “zen”, que se traduce como bueno, beneficioso o sabiduría.

Este método, que puede comprenderse también como una filosofía, se centra en la idea de que el motor impulsor de todo logro, ya sea pequeño o grande, es la persistencia, la constancia y el esfuerzo, cualidades que pueden desarrollarse a través de la instauración de un sistema de hábitos saludables. Según sus fundamentos, la única forma de lograr las metas personales es combatiendo la pereza y poniendo manos a la obra ya que solo dando pequeños pasos se llega al final del camino. De hecho, su principio fundamental puede resumirse en una frase: “Hoy mejor que ayer, mañana mejor que hoy”.

Si aplicamos la filosofía Kaizen a la educación infantil, obtenemos lo que se conoce como la “regla del minuto”. Básicamente, consiste en ejecutar determinada actividad cada día a la misma hora, pero solo durante un minuto. Al inicio, 60 segundos puede parecer muy poco tiempo, pero lo cierto es que es el tiempo mínimo que se necesita para comenzar a instaurar un hábito sin que la pereza siente casa, sobre todo cuando se trata de niños. De hecho, al repetir a diario la misma actividad durante un minuto, los pequeños se irán acostumbrando y al cabo de pocas semanas ya formarán parte de su rutina cotidiana.

Según su creador, Masaaki Imai, se trata de un método que te ayuda a adquirir un hábito a través de la adaptación a las cosas o tareas que más nos cuestan y que puede ayudar especialmente a los niños.

¿Por qué son los niños perezosos? Puede haber varios motivos, pero entre ellos suele depender de la tarea que tengan que hacer porque sea difícil para ellos, porque no les motive o porque piensen que no es importante hacerla. Esto último suele ocurrir cuando comprueban que si no la hacen no ocurre nada, lo que debemos cambiar desde el sistema de educación que llevemos a cabo con ellos.

 También es importante sacar algo de imaginación y ponérselo más fácil, haciendo que las tareas puedan parecer más divertidas o les motive más. Por ejemplo, a la hora de realizar los deberes del colegio, es importante hacerles saber que por muy complicadas que sean, ellos van a poder a hacerlas. De esta manera, se sentirán más confiados y con más seguridad en ellos mismos, y la tarea no les parecerá tan tediosa. El juego y la imaginación pueden hacer que tareas tediosas se conviertan en algo divertido.

 

Referencia: Embarazo10 // Etapa Infantil //

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s