JUEGO HEURÍSTICO


El niño tiende, de forma natural, a explorar y a combinar los objetos que tiene a su alcance. Todo le interesa. Aprovechando su enorme curiosidad, su actividad espontánea, su creciente destreza manual y su movilidad, la doctora Elinor Goldschmied, que ha asesorado a numerosas escuelas infantiles del Reino Unido, Italia y España, propone el «juego heurístico» para llevar a cabo con los niños de 12 a 24 meses de vida. El término «heurístico» (del griego heurisko que significa «descubrir, investigar») hace referencia a la idea central de la actividad: el aprendizaje activo.

Hay una relación muy estrecha entre el juego heurístico y otra tarea llamada el cesto de los tesoros. Para entender mejor la conexión existente entre estas dos actividades hemos de saber que el juego del cesto de los tesoros es una tarea sistematizada que responde a la demanda e exploración y actividad autónoma de los niños. Esta actividad, sin ser dirigida, pone en contacto a los niños con una variedad de objetos que no tienen una finalidad predeterminada ofreciéndoles un máximo de oportunidades de estimulación. El juego heurístico es una actividad donde los niños interactúan con diferentes tipos de materiales y está pensada como la continuación del juego de la cesta de los tesoros.

El juego heurístico es una actividad en la cual un grupo reducido de niños (de 8 a 10 máximo), entre los 12 y los 24 meses de edad, manipula y combina libremente gran variedad de objetos (no catalogados como didácticos), explorando las distintas posibilidades. Juegan absortos a llenar y vaciar, apilar, abrir y cerrar, tapar y destapar, comparar, introducir unos objetos dentro de otros… Y al terminar la exploración, se recoge y clasifica el material, algo también de suma importancia. Con estas acciones, los niños ejercitan y enriquecen sus capacidades físicas, mentales, emocionales y sociales; se consigue un ambiente de grupo adecuado y el adulto tiene la oportunidad de conocer mejor a cada niño para así poder incidir positivamente sobre su desarrollo.

La sesión de juego heurístico debe durar alrededor de 45 minutos, depende del interés mostrado por los niños y el desarrollo de la misma. Des estos 45 minutos, se utilizan 25 para el juego en sí y el resto para organizar el material.

 

 

Durante la sesión podemos diferenciar 3 fases: 

Preparación del material: El adulto prepara el material en un aula vacía (todo lo que se pueda) y libre de otros elementos de juego. Se han de seleccionar tres tipos de materiales sensoriales (alrededor de unos 150 objetos de este tipo con texturas y formas diferentes) y elegir los recipientes más adecuados que harán la función de contenedor. Se organiza la sala en varios puntos de juego, de manera que los materiales queden agrupados según sus cualidades. Los niños encontrarán el material esparcido por el suelo o bien, pueden observar cómo la maestra lo va colocando.

La exploración: En la fase de exploración, los niños combinan y exploran de manera libre los diferentes materiales y hacen todo tipo de cosas con ellos. Se hacen la pregunta así mismos de “¿Qué puedo hacer?” para después comenzar a emparejar, tapar, destapar, abrir, cerrar, llenar, sacar, separar, girar, encajar, apilar, etc. El adulto en esta fase actúa de simple observador sin intervenir en la actividad salvo que sea necesario.

Recogida: En la fase de recogida, los niños acumulan el material y lo van clasificando con la ayuda del adulto, guardando cada material en el lugar que le corresponde. El educador les indica el nombre, la cantidad y el lugar donde se encuentra en relación con los demás objetos.

El papel del educador

El adulto ha de estar presente físicamente para dar seguridad a los niños, pero no es necesaria su intervención. Al principio, les comunica el comienzo de la actividad y elige solo 3 ó 4 tipos de objetos (que irá variando en cada sesión) y los coloca de forma atractiva y adecuada. Pero a lo largo de la sesión su actitud es meramente observadora, salvo que se necesite su intervención en algún momento puntual para reorganizar el espacio o el material o mantener un clima favorable. Disponible, pero sin interferir en la actividad, sin verbalizar las acciones del niño, sin hacerle sugerencias. Ya hay muchas ocasiones a lo largo del día para ello. Los anima fundamentalmente a través de su mirada.

Importancia y Beneficios

  • Un ambiente de grupo adecuado. Se adquieren hábitos de trabajo adecuados, se consigue un ambiente de respeto, silencio y calma, óptimo para la concentración y ausencia de agresividad. Aprenden a convivir con los demás y a veces progresan en sus pensamientos al imitar lo que hacen sus compañeros.
  • Oportunidad para el adulto. El profesor/a al no tener que estar pendiente de hacer propuestas continuas, puede observar a los niños en plena acción y conocerlos mejor. De esta forma, las actividades que les proponga posteriormente serán más eficaces para sus aprendizajes, puesto que al estar al tanto del momento evolutivo de cada uno, de sus intereses y sus dificultades, podrá elegir las más adecuadas.
  • Crecimiento personal. Como el niño es el propio constructor de sus aprendizajes y el material utilizado no tiene un fin determinado, no existe el fracaso.
  • Cada situación es un escenario distinto. Según sus intereses o inquietudes, el alumno primero observa y elige unos objetos u otros, los manipula, los relaciona entre ellos y observa el comportamiento de los diferentes materiales entre sí y con el espacio.
  • El niño percibe así sus cualidades (materia, dimensión, volumen, peso, color), adquiere nociones de cantidad y capacidad, descubre las leyes de la naturaleza (gravedad, equilibrio)… y todo a través de su experiencia. Reconoce la diversidad de objetos y los compara, deduciendo semejanzas y diferencias, lo que le va a permitir establecer la pertenencia o no de cada objeto a un conjunto determinado. Gracias a su libertad y autonomía de acción, desarrolla su capacidad creadora, ejercita su movilidad y organiza sus referencias espaciales.
  • Estructura su pensamiento y su lenguaje. Aumenta su destreza manual y su concentración. Aprecia el valor de la conservación del material y del respeto hacia los compañeros. Le da la posibilidad de colaborar con el adulto.
Referencia: Con mis hijos // Ser padre
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s