LA REVERSIBILIDAD DEL PENSAMIENTO


Cuando hablamos de reversibilidad del pensamiento, nos referimos a la capacidad de volver a un punto de partida o a una situación inicial, cuando se realiza una acción física o una acción mental. También se entiende como la capacidad de reconocer y de hacer una acción cualquiera en un sentido y en el contrario. Es decir, a partir de un resultado o situación final deducir los datos o la situación inicial.

Según Piaget “la reversibilidad” es la característica más definida de la inteligencia. Si el pensamiento es reversible entonces puede seguir el curso del razonamiento hasta el punto del cual partió.  El pensamiento reversible promueve una visión más amplia de la realidad y la resolución de sus dilemas.

A partir de un periodo gradual de elaboración, alrededor de los 7 años, el ser humano adquiere la reversibilidad y logra organizar su pensamiento en estructuras lógicas; es decir, puede realizar operaciones lógico-concretas, como clasificaciones, seriaciones, mediciones y numeración.

Hay que destacar la importancia que en matemáticas tiene la reversibilidad ya sea para entender las operaciones inversas en el cálculo (suma y resta, multiplicación y división, potenciación y radicación, etc.) o para resolver problemas planteados de manera inversa.

Cuando a un niño le pedimos que clasifique un conjunto de objetos, separándolos, por ejemplo, por su forma, estamos haciendo una actividad que podemos considerar directa.  Le pedimos que realice una acción (la clasificación) según un criterio prefijado y obtiene un producto (los objetos clasificados en varios grupos).

Si ahora nosotros tomamos unos elementos y en base a un criterio que podría ser el color, los separamos en grupos y le pedimos que encuentre el criterio de clasificación, estamos trabajando la clasificación en forma inversa, es decir, el niño parte de una situación llamada “final”, una clasificación hecha y tiene que encontrar el criterio de clasificación.

Otro ejemplo, puede ser una suma, podemos preguntar cuál es el resultado de sumar dos cantidades o podemos dar un número por ejemplo el 15 y pedir que se encuentren dos o más números que sumados den como resultado 15.

En estas situaciones los niños y las niñas están ejercitando la reversibilidad del pensamiento que es la puerta hacia la verdadera comprensión de las operaciones o cambios entre objetos o cantidades.

El pensamiento lógico del niño desarrolla una secuencia de diferentes capacidades. La reversibilidad es una capacidad lógica que es necesario practicarla en diferentes situaciones y actividades. Tanto es importante la matemática como de otro tipo, desde que los niños son pequeños hasta que son adolescentes. De esa manera ellos la irán madurando e incorporando a su pensamiento.

Estimular el pensamiento reversible es de gran importancia  ya que este nos capacita para poder resolver problemas complejos y nos permite ver todas las posiciones intermedias entre dos opiniones contrapuestas.

Es una forma de pensar que amplía nuestras miras y nos facilita superar dificultades tanto profesionales como personales. Gracias a esta reversibilidad podemos observar nuestros conflictos o problemas desde un prisma más amplio y abordarlos de una manera más directa y lógica.

Referencia: Aprendiendo matemáticas. // La mente es maravillosa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s