Mindfulness para niños

El mindfulness es tan beneficioso para los niños como para los adultos. De hecho, en colegios de Holanda, Gran Bretaña y Estados Unidos ya están incorporando esta práctica en el currículo. No es casualidad, la infancia es una etapa ideal para dominar la atención plena, de manera que no solo se convierta en un hábito, sino también en una actitud con la cual afrontar la vida.

Hacer uso de una atención plena en nuestro día a día nos brinda múltiples beneficios en nuestro complejo mundo de adultos. Esas dinámicas en las que nos vemos envueltos -tanto en el trabajo como a nivel personal- dejan mella en nosotros. Nos sumen en estados de estrés y ansiedad donde la meditación y cada una de las estrategias que nos facilita el Mindfulness son útiles, catárticas y efectivas.

El mindfulness potencia el autocontrol emocional y los procesos cognitivos

El mindfulness es una técnica utilizada en terapia muy eficaz para reducir los síntomas de la depresión, el estrés y la ansiedad. También es una excelente herramienta para potenciar la atención, incluso en los niños que sufren TDAH. Un estudio realizado en la Universidad de Lovaina reveló que un entrenamiento  en mindfulness de tan solo 8 semanas mejora considerablemente la atención y reduce los comportamientos impulsivos. De hecho, se ha comprobado que el mindfulness provoca cambios significativos en la autorregulación, mejorando las funciones ejecutivas de los niños.

Otra investigación llevada a cabo en la Universidad de Louisville descubrió que la práctica sistemática del mindfulness mejora el rendimiento académico de los niños. Estos psicólogos explican que la meditación mindfulness ayuda a los niños a gestionar mejor la ansiedad ante los exámenes, liberando los recursos cognitivos de la memoria y el razonamiento, lo cual conduce a una mejoría en el desempeño.

Me intereso por el mundo

El Mindfulness para niños tiene como principal objetivo despertar su curiosidad, su atención. Conseguir que su capacidad de asombro no caduque nunca, así como su interés por conectar con el exterior desde un interior más relajado, más receptivo y confiado.

Estoy más atento a lo que me rodea

Asimismo, esa capacidad para focalizar mucho mejor la atención hacia determinados estímulos potenciará su concentración. Algo sin duda esencial en este mundo tan sobrecargado de estímulos y estimulantes, donde los más pequeños carecen de filtros razonables y estables con los que gestionar tal avalancha sensorial y perceptiva.

Entiendo, controlo y canalizo mis emociones negativas

Por otro lado, tal y como señalábamos antes, el Mindfulness va más allá de un simple compendio de ejercicios para instaurarse casi en nosotros como un estilo de vida. Sus técnicas, su filosofía y su enfoque propician a menudo cambios en nosotros lo bastante grandes como para facilitarnos perspectivas novedosas.

Los niños, por su parte, serán capaces desde bien temprano de gestionar mucho mejor sus emociones negativas, de entender el origen de su rabia o de su tristeza para canalizarla de forma adecuada. Algo así mejorará al máximo sus habilidades sociales, su forma de relacionarse, por ejemplo evitando situaciones de violencia y agresividad en el aula.

Las 3 reglas de oro para enseñar mindfulness a los niños

  1. Tener claro qué es el mindfulness. La atención plena implica estar presentes, en el aquí y ahora, prestándole atención a lo que sucede en nuestro interior o a nuestro alrededor sin emitir ningún juicio de valor. Eso significa que no existe una manera “correcta” de practicar  mindfulness, los niños deben encontrar su propio equilibrio y elegir aquellos ejercicios con los que se sientan más cómodos.
  2. Lograr que sea divertido. La práctica del mindfulness debe ser un momento divertido, que los niños disfruten mientras exploran nuevas sensaciones. Si se convierte en una carga extra o una imposición, perderá todo su sentido. También es importante que llegue a ser un ejercicio más de su rutina, como jugar o ver los dibujos animados, no es conveniente recurrir al mindfulness únicamente como un antídoto para situaciones irritantes.
  3. Ajustar las expectativas. Los niños pequeños no pueden pasar media hora practicando la meditación mindfulness, durante los primeros años de vida esta práctica debe tener un enfoque eminentemente lúdico, adecuándose a las capacidades infantiles. Esto significa que no debes esperar que tu hijo se convierta en un “pequeño Buda”, ese no es el objetivo, sino tan solo incluir el mindfulness en vuestra rutina familiar, dedicándole al inicio apenas  5 o 10 minutos al día.

Para concluir, tenemos claro de que existen muchos, muchísimos más ejercicios del Mindfulness que podemos enseñar a nuestros niños. Encontremos esos que más se ajusten a su edad y a su forma de ser. Asimismo, no nos olvidemos tampoco de ser el mejor ejemplo para ellos, una referencia de calma, equilibrio y afecto imperecedero.

En este enlace podéis encontrar algunos recursos (libros, juegos) que os podrían ayudar: PULSA AQUÍ

MESA DE LUZ: Otra forma de aprender. Reggio Emilia

Fun4us

descarga-1

En un  post anterior os hablábamos a grandes rasgos del enfoque pedagógico Reggio Emilia. hoy os hablamos de las mesas de luz de forma introductoria.

Loris Malaguzzi (Correggio 1920 – Reggio Emilia 1994)  fue el fundador del enfoque educativo de Reggio Emilia y junto con el Ayuntamiento y muchos administradores locales que participó en el nacimiento y la construcción de la red de centros preescolares municipales (3-6) y los centros de bebés y niños pequeños (0-3) de Reggio Emilia.

Ver la entrada original 1.128 palabras más

Método de estimulación temprana de Glenn Doman

El Dr. Glenn Doman (1919-2013), médico estadounidense, comenzó a dedicarse al tratamiento de los niños con lesiones cerebrales con el neurólogo Temple Fay. Utilizaba sus métodos, basadas en movimientos progresivos, muy eficaces tanto en áreas motrices como en áreas más intelectuales.

Se centraban en el trabajo con los reflejos, fundamentalmente con niños con parálisis cerebral.

Al observar los progresos que se conseguían en estos niños, Doman decide trasladar sus conocimientos al resto de los niños, de manera que se potenciara su capacidad de aprendizaje. Elabora su teoría acerca del desarrollo cerebral, un Perfil del Desarrollo Neurológico y sistematiza una labor educativa, estructurada mediante programas secuenciados, con métodos precisos y eficaces

Su metodología de intervención se basa en aprovechar al máximo las posibilidades del individuo, siendo fundamental el momento temprano en que se comienza, ya que más adelante no se conseguirán muchas metas.

Este método exige la repetición de las diversas actividades durante varias veces al día. Además, es muy estricto en cuanto al cumplimiento de estas rutinas.

El método Doman se subdivide en:

  • Programa de lectura
  • Programa de inteligencia (o conocimientos enciclopédicos)
  • Programa musical
  • Programa de matemáticas
  • Programa de escritura
  • Programa de excelencia física
  • Programa de segundo idioma como lengua extranjera

El método Doman se basa en inputs y outputs. Es decir, al niño se le presenta un tipo de información y da información para demostrar que ha conseguido procesar esa información. Con este método lo que se trata es de proporcionar al cerebro del niño los estímulos adecuados tanto en intensidad como en frecuencia y claridad para favorecer su desarrollo y que el niño además disfrute de este proceso.

Estos estímulos (información) reciben el nombre de Bits de inteligencia. Estos se pueden procesar por cualquiera de las vías sensoriales: oído, visión, tacto, olfato y gusto. Por lo tanto, si agrupamos estos Bits en categorías se puede favorecer la formación de conexiones neuronales. Estas categorías se clasificarán según a la rama de conocimiento que pertenecen y dentro de cada una de estas ramas se selecciona el tipo de información que llegará al niño según su edad, su nivel de desarrollo y su interés.

Cómo utilizar el método Glenn Doman con los niños

Este método se apoya en principios pedagógicos que hay que respetar si se quiere aplicar de manera afectiva. Para ello han de seguirse algunas recomendaciones:

– El niño ha de disfrutar del aprendizaje y divertirse.

– Este método se basa en la repetición, por lo que es muy importante que se cumplan las rutinas del programa.

– Las sesiones han de ser breves para que el niño no se canse y quiera más.

Además es muy importante en trato que se le da a los llamados Bits de inteligencia. Los estímulos han de ser adecuados y para conseguirlo se ha de trabajar con ellos adecuadamente. Para ello, unos días antes de comenzar con el trabajo se irán presentando a los niños estímulos en grupos de cinco y diciéndoles que en unos días se hará un juego.

Una vez comience el juego con los estímulos, debemos:

– Proporcionar un ambiente adecuado. Los niños deben prestar atención y mantener silencio y los estímulos tienen que ser presentados de manera divertida para ellos.

– Utilizar un espacio libre de distracciones.

– Cuando se anuncie la categoría a trabajar los estímulos (Bits) han de presentarse de uno en uno y rápidamente.

– Hay que dejar un tiempo entre un grupo de estímulos y el siguiente.

– Se presenta en siguiente grupo cómo se hizo con el anterior y se va haciendo así hasta presentar todas las categorías.

– Después hay que agradecer y alabar la conducta de los niños al finalizar la sesión.

– Durante varios días se irán repitiendo estas sesiones aumentando poco a poco el número de estímulos y de grupos.

Hay una “regla de oro” que siempre debe observarse a la hora de aplicar el método. Glenn Doman dice textualmente: “Si tú o tu hijo no os divertís, déjalo”. Esto debe ser algo divertido, que guste al padre/madre y al hijo, nunca una obligación ni mucho menos una vía de crear niños-genio. El entusiasmo es la clave. El entusiamo se contagia. Si es divertido, el niño pedirá más y más. Si es divertido, el vínculo que se establece es absolutamente indescriptible. Y, además, no sólo aprende el niño sino también el padre/madre/abuelo que aplica el método.

Referencia : Guia infantil. Disanedu

Ábaco: usos y beneficios educativos

Es cierto que la tecnología tiene una presencia cada vez mayor e importante en el aula. Sin embargo, existe un instrumento milenario de cálculo que algunos centros escolares están recuperando por sus importantes beneficios para los estudiantes: el ábaco

Establecer a ciencia cierta el origen físico del Ábaco es complicado ya que las tablillas se han perdido en el tiempo, aunque se tiende a situar su origen en Mesopotamia. Las evidencias más papables de la existencia de estos métodos de cálculo se encuentran en la literatura griega de Plutarco, Demóstenes o Herodoto.

Utilizado por mercaderes en la Edad Media a través de toda Europa y el mundo árabe, fue reemplazado de forma gradual por la aritmética basada en los números indo-árabes.

El primer uso extendido del ábaco como instrumento de cálculo generalizado data de China, cuando entre los siglos VIII y IX se empezó a popularizar la mesa ábaco. El ábaco sigue siendo además un instrumento de cálculo muy utilizado en los países orientales como China y Japón.

Operaciones que se realizan con el ábaco

Antes de empezar a representar números y a calcular con el ábaco, debemos definir un orden de cada una de las filas.

  • primera fila de bolas representa las unidades
  • segunda fila las decenas
  • tercera fila las centenas
  • cuarta fila las unidades de millar
  • quinta fila las decenas de millar
  • sexta fila las centenas de millar
  • … y así siguiendo

Se completan diferentes operaciones matemáticas y las actividades que pueden realizase con este instrumento incluyen el reconocimiento de los números que se representan y comprender cómo estos números –en función de la posición de las cifras- cambian de valor. De igual forma, también se puede emplear para descomponer números, representar procesos de cálculo mental, trabajar la comprensión de las operaciones de la suma y la resta El niño puede comprender de manera práctica cómo funcionan los algoritmos de la suma y de la resta. En lugar, de aprender de carrerilla “me llevo una”, puede entender el proceso.

¿Por qué hay que utilizar el ábaco?

El listado de los beneficios educativos de este instrumento es bastante amplio, teniendo que destacar cómo el alumnado logra desarrollar una mayor y mejor flexibilidad cognitiva, atención y habilidad a la hora de completar operaciones de cálculo matemático mental. El ábaco, además, ayuda a fomentar la creatividad y la memoria de los estudiantes, que también mejoran su capacidad de concentración, orientación espacial, formación de conceptos, resolución de problemas

Pero las ventajas no acaban aquí, pues se ha comprobado que puede utilizarse para trabajar la memoria fotográfica visual y la atención plena, al tiempo que se produce un incremento de la capacidad de razonamiento y mejora de la motricidad fina.

Además, la manipulación de los ábacos con las dos manos produce en los niños que lo usan mayor coordinación y estimulación de los dos hemisferios cerebrales, aumentando así la capacidad de razonar de manera más lógica. En resumen, usando un instrumento como el ábaco podemos dedicar nuestra plena atención a la exactitud del cálculo sin esperar una respuesta automatizada, y resolviendo el trabajo de la memoria a la tablilla.

CURIOSIDADES DEL ÁBACO

  • Existen diferentes tipos de ábacos: el Soroban, Suanpan, ábaco ruso, ábaco chino…
  • Los japoneses siguen prefiriendo hoy en día el ábaco a las calculadoras. Opinan que las calculadoras atrofian las neuronas y que no estimulan la inteligencia ni la resolución de problemas.
  • En países como China se sigue utilizando a nivel profesional por contables, comerciantes o maestros.
  • En 1946, un ábaco construido por el Ministerio japonés de telecomunicaciones se enfrentó a una calculadora electromecánica de última generación diseñada por su homónimo estadounidense. El ábaco japonés salió vencedor en 4 de las 5 pruebas realizadas.
  • El desarrollo de los ábacos llega en la actualidad hasta tal punto que tres científicos crearon en 1996 un ábaco capaz de contar moléculas a través de un microscopio.

COMPRALO AQUÍ

Referencias: Aprendiendo Matemáticas. Educación 3,0. Espacio ciencia.